Blog málaga center

YAMAHA Tricity 300: una scooter para perder el miedo

Cada día la circulación en las ciudades y otras urbes se vuelve más difícil, pesada y lenta por la gran cantidad de automóviles y otros tipos de vehículos desplazándose por ellas. También la proliferación de amplias zonas peatonales ha cargado más si cabe el ya congestionado tráfico ciudadano y, por ello, cada vez más conductores valoran la opción de utilizar scooters YAMAHA como la NMAX o la D’ELIGTH 125 para huir de la trampa constante de los atascos en coche en la ciudad.
Estos conductores, en su gran mayoría, son personas con poca o ninguna experiencia previa en el mundo de la motocicleta o la scooter, y utilizan la convalidación del carnet B para poder conducirlas sin problemas legales, consiguiendo así una solución sencilla, rápida y económica a los atascos diarios.
No obstante, muchos de ellos antes de tomar esta decisión tienen el temor de si serán capaces de manejar estos vehículos, tienen miedo a caerse o a no saber frenar. Otros en cambio no tienen estos temores, pero piensan que estas 125 c.c. convalidadas al carnet B tal vez tendrían que tener algo más de potencia y prestaciones, seguramente porque en sus recorridos diarios tendrán algún tramo de extrarradio en carretera o autovía. Otros pocos simplemente dudan porque quieren algo diferente.
YAMAHA, pensando en sus usuarios y también en los que aún no lo son, siempre está ofreciendo posibilidades y alternativas para todas estas cuestiones, preguntas o futuras elecciones.
La respuesta es TRICITY 300, scooter de Yamaha apta para ser conducida con el carnet B y que es la opción perfecta para quienes buscan algo más de prestaciones, quienes quieren algo diferente o quienes desean disipar sus temores sobre la estabilidad y la frenada en marcha.
La TRICITY 300 monta el mismo motor de su hermana la XMax 300, el probado y fiable monocilíndrico Blue Core de 292 c.c. homologado con la Euro5 con una potencia de casi 28 cv que ofrece prestaciones de sobra para circular a las velocidades legales de carreteras y autovías. Y como ayuda a la gestión de la potencia cuenta con un sistema de control de tracción TCS para que no pases apuros en firmes de poca adherencia o que no gestiones bien el control del acelerador. Y no es una potencia que consuma mucho, ya que gracias a su sistema de inyección cuenta con unos bajos consumos sobre los 3´5 litros que darán una óptima autonomía al contar con un depósito de gasolina de 13 litros de capacidad.
Pero la gran cualidad de la TRICITY 300 está en su dirección, con un tren delantero de doble horquilla y suspensión tipo Ackerman con dos neumáticos delanteros en medidas generosas de 120/70 montados en llantas de 14” y dos frenos de disco de 267 mm de diámetro asistidos por ABS.
Gracias a este doble eje con pisada por duplicado se aumenta exponencialmente la seguridad en la conducción y, por supuesto, la capacidad de frenada. En YAMAHA sabemos que estos dos factores son los principales temores que tienen los que nunca han tenido scooter o moto y están decidiendo si dan el paso o no de adquirir una: la estabilidad y la frenada.
La conducción de la TRICITY 300 es suave y cómoda como en todas las scooters de YAMAHA. El tren delantero es ágil y a la vez aplomado, transmitiendo una importante sensación de seguridad. No encontrarás nada de tacto esponjoso o artificial ni tampoco topes de inclinación. Todo es exactamente igual a la conducción de cualquier scooter pero con el doble de seguridad.
Estarás sentado sobre un asiento ancho y bajo, cómodo tanto para el conductor como para el pasajero. El asiento al levantarse deja a la vista un amplio hueco de gran capacidad donde entran dos cascos integrales. El amplio escudo delantero cubre de las inclemencias al conductor tanto en piernas y cuerpo como en la cabeza gracias a su estudiada cúpula, pero a la vez es lo suficiente contenido en medidas para no hacer demasiado ancha la scooter y entorpecer así las maniobras y la circulación por la ciudad.
Volviendo al sistema de dirección, el modelo cuenta con el STANDING ASSIST SYSTEM, por el cual podrás bloquear la dirección de manera que, por ejemplo, en los semáforos no tengas que poner los pies en el suelo. También te ayudará en las maniobras en parado al empujar la scooter, pues tendrás la tranquilidad de que no podrá caerse. Este sistema se controla desde la piña izquierda del manillar y es desconectable a voluntad. Si lo tienes conectado, el sistema actúa siempre que circules a menos de 10 km/h. Por encima de esa velocidad se desconecta y la dirección vuelve a inclinar normalmente la scooter si es necesario.

Si llega la hora de frenar, cuentas con la frenada combinada del conjunto de discos delanteros apoyados por otro de idéntica medida en la rueda trasera en medida 140/70-14” siendo todo asistido por ABS. También cuentas con freno de estacionamiento por tirador situado en la parte izquierda del escudo y de freno de pie en la plataforma derecha, aparte de las manetas de freno en el manillar, todo ello pensando en tu seguridad.
Además, para complementar tu TRICITY 300 tienes lo último en equipamiento: Smart Key, pantalla digital con toda la información necesaria, iluminación full led, toma USB y un gran catálogo de accesorios para montar por separado o en algunos de los packs en los que puedes elegir tu TRICITY 300 (el Sport Pack, el Winter Pack y el Urban Pack).
Te lo ponemos muy fácil para que no tengas que seguir pensando. YAMAHA te ofrece una scooter distinta a los demás, con potencia de sobra y con toda la tecnología actual disponible para tu seguridad. Ya solo te queda elegir el color: Azul Petrol Blue, Gris Sand Grey o Gris Gunmetal Grey.
Ven a vernos a YAMAHA MÁLAGA CENTER y podrás ver en vivo y en directo la TRICITY 300. ¡Te esperamos!

Málaga Motocenter

Sobre qué te gustaría información